El Milenio Animado

Reyes

El pasado 2 de Diciembre de 2013 se inauguró en la Sala de Exposiciones del Palacio de Carlos V en la Alhambra la Exposición “Arte y Culturas de al-Andalus. El poder de la Alhambra”, como evento culminante de la celebración del Milenio de la ciudad de Granada. Aunque las estrecheces económicas sobrevenidas con la crisis limitaron bastante el impacto que la conmemoración debía producir en la ciudad, se completaron realizaciones de mérito, como es el caso de esta exposición que reune más de 300 piezas de 70 instituciones y traza un amplio cuadro de las realizaciones artísticas y culturales de la época. Puedes verla (virtualmente) con más detalle aquí.

Como cabecera y gancho de la muestra, los comisarios pensaron que sería atractivo ver moverse a los Reyes que desde hace 500 años han permanecido (estáticos) en la Sala del mismo nombre en la Alhambra. Y ese fue el encargo que me hicieron. El resultado pudo verse a la entrada de la exposición, en la página consagrada a la misma, y hoy en mi canal de youTube, de donde os la enlazo aquí debajo:

 

El proceso de realización fue realmente laborioso. Comenzó por obtener una imagen completa de la bóveda a partir de imágenes individuales de los personajes, amablemente cedidas por el Patronato de la Alhambra. Una segunda imagen con los reyes todos en fila fue creada para sustituir en un punto determinado la imagen original, y permitir luego el barrido que recorre toda la hilera. Luego hubo que trocear la imagen tan trabajosamente ensamblada, separando en archivos o capas individuales cada elemento que debiera poder moverse independientemente (Cabeza, ojos, tronco, brazos. espada, piernas…). Lógicamente, eso supone restituir, en los elementos que quedan debajo del que se extrae, el fondo que éste ocultaba pero que aparecerá cuando se mueva. Una risa.

Todos estos archivos se llevaron a Adobe After Effects, donde hubo que posicionarlos todos de nuevo: rehacer los personajes en sus posturas originales, pero ahora compuestos de partes móviles. En After Effects se aplicaron dos niveles o procesos de animación: primero el movimiento simple (rotación, desplazamiento y escala) de las partes, que dibuja el movimiento grosso modo; segundo, la aplicación de filtros de deformación, que, como su nombre indica, deforman el objeto al tiempo que se mueve, con lo que aumenta la naturalidad. Por fin, hay cambios que no pueden lograrse con estas herramientas, como el giro de 180º de la cabeza, o una mano que se abre o cierra. Para esos casos eché mano de un programa de morphing (¡con infinidad de pasos intermedios trabajados uno a uno!), que me proporcionó pequeñas animaciones de los movimientos complejos, que a su vez yo insertaba en After Effects en lugar del elemento estático.

A todo esto, hay que pergeñar una coreografía, contar una historia, seguir un hilo, por ejemplo el del movimiento lateral, que va despertando sucesivamente a las figuras, hasta llegar al Sultán, que saluda…

Al final se añadieron unos pocos efectos arquitectónicos y fundidos junto a títulos y logos.

Un archivo master sin comprimir quedó al cargo de Enrique Herrera, técnico del Legado Andalusí, que fue quien finalmente lo codificó para la proyección en la Sala. Disfrutadlo. Y si podéis verlo en directo, junto con el resto de la Exposición, mejor que mejor.

 

En el interior de la sala dedicada a la Granada andalusí se proyecta asimismo, compartiendo monitor con una reconstrucción del Cuarto Real de Santo Domingo, la reconstrucción virtual de la Mezquita Mayor (Aljama) de Granada, que realicé bajo la supervisión de José Miguel Puerta Vílchez y Rafael López Guzmán, y declaradamente con la intención de atenernos a la descripción clásica de Fernández-Puertas (2004). Creada en Blender 2.6, el estilo es voluntariamente esquemático, dada la profunda carencia de documentación sobre el aspecto superficial del edificio. Tras confeccionar un vuelo descriptivo, se consideró interesante complementarlo con la evolución posterior del espacio al añadirse los sucesivos edificios cristianos, sección que a la postre resulta la más iluminadora del conjunto.

 

 

Hay que agradecer el trabajo de los comisarios y la infatigable dedicación de Inma Cortés y Carmen Pozuelo, del Legado Andalusí, sin las que la Exposición no hubiera llegado a buen puerto, dentro de los replanteamientos económicos forzados por la crisis. Ahora que la pólvora del Rey se ha acabado, habrá que hacer más con menos y difundir cultura con menos oropeles, pero no hay que dejar de hacerlo. Allí nos vemos.

Deja un comentario